Un mas en Beuda, 800 años de historia para vivir vuestras vacaciones en la Garrotxa

En pocas palabras
  • - Can Maholà en árabe significa "El Respetado".
  • - Documentada en pergaminos desde hace más de 800 años.
  • - Durante la Guerra del Francés fui fortificada, y actualmente se conservan dos torretas de vigilancia (garitas).
  • - La casa ha estado siempre regentada por la misma familia.
  • - Actualmente viven en la casa las generaciones 33, 34 y 35 de la familia Maholà.
Nom empresa

Mi historia

Dejadme que os haga unas pinceladas sobre mi historia. Me gustaría poder empezar por mi nacimiento pero, por falta de datos, tendré que empezar por el bautizo. Cuentan que cuando era muy joven, hacia el siglo VIII, llegó a estas tierras un pueblo con ideas de expansión que venía de muy lejos. Mis habitantes podían haberse peleado con esta gente o huir corriendo. Sin embargo, prefirieron pactar con los recién llegados; de aquí que me bautizaran como Can Maholà, que en la lengua árabe de aquellos visitantes quería decir "el respetado".

Aunque ya tengo muchos años y la memoria a veces me falla, la primera persona de la que tengo recuerdo es Bartomeu Maholà, que el día 13 de febrero de 1148 obtuvo como una especie de custodia de las tierras de mi entorno.

No fue hasta después de 11 generaciones que mis inquilinos obtuvieron la plena propiedad. Margarida Maholà, que en 1507 consiguió la directa señoría concedida por el Monasterio de Sueldos. Tuve suerte de cambiar de manos, ya que éste actualmente se encuentra en estado ruinoso.

He visto pasar generación tras generación y cada me ha ido modificando y remodelando según las necesidades de cada época. Me han girado tanto que ya no me parezco en nada a como era en un principio, sobre todo he crecido mucho. La transformación principal la tuve el siglo XVIII, que me dio el aspecto actual.

Con tantos años me he visto de todos colores. El episodio más punzante que he vivido fue durante la Guerra del Francés o de la Independencia (1808-1814). Unos afrancesados comandados por un vecino del pueblo asesinaron en Ramon Maholà e Llongarriu (1814) a la edad de 33 años. Cuando se terminó la guerra, la viuda fue llamada a declarar en la causa contra este malhechor. Como tenía miedo a represalias me fortificaron y ahora luzco dos torretas de vigilancia.

Tras el Decreto de Nueva Planta de Felipe V (1713) muchas familias perdieron el nombre de la casa. Hasta ese momento, en esta zona era lo mismo que hubiera heredero o heredera, los hijos siempre mantenían el nombre de la casa que los acogía. A mí me tocó pronto, ya que Ramon Maholà y Llongarriu sólo dejó una hija nacida en el año 1808, M ª Teresa Maholà y Masó, que no pudo dar mi nombre a sus hijos.

A finales del siglo XX rehicieron todo mi esqueleto, desde los cimientos hasta el tejado y, aunque ahora me encuentro muy bien de salud, no paran de molestarme con maquillaje, dicen ellos!

Actualmente acojo las generaciones 33, 34 y 35, después de Bartomeu, si no me he descontado. Espero que aún les quede mucha energía para mantenerme en pié, ya que sé de buena tinta que ilusión no les falta.

A todos aquellos que vengáis a hospedaros y os haya picado la curiosidad, yo misma y mis inquilinos, estaremos muy contentos de continuar explicando mil batallitas, bullangas y disturbios que se han producido entre estas piedras y en zona a lo largo de los últimos ocho siglos.



Durante su estancia podrá hacer una visita a algunos rincones de nuestro pero donde conocerán la historia de nuestra casa con todo tipo de detalles y descubrirá la utilidad de utensilios e ingenios antiguos hoy en día en desuso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: